Se han prohibido las bombillas halógenas, ¿Por qué?

Han sido muchos los aparatos que se han ido guardando en el armario conforme avanza la tecnología; los carretes de fotos, walkman, las máquinas de escribir… y ahora las bombillas halógenas. El pasado 1 de Septiembre entró en vigor un nuevo reglamento europeo que nos afecta a todos –> la luz de las bombillas halógenas se apaga lentamente y tenemos que decirles adiós.

bombillas-halogenas-nuevo-reglamento

Pero ¿qué haremos ahora para ahorrar en la factura de la luz? Desde el 1 de Septiembre el LED y el bajo consumo sustituirán a las bombillas que hemos consumido durante más de un siglo, las halógenas, pues estas ya no se podrán comercializar, consiguiendo un ahorro de energía de casi el 90%. Esta normativa convertirá los hogares y los comercios en verdes en el más amplio sentido.

El nuevo reglamento sobre las bombillas halógenas prohíbe la fabricación de estas en todo el continente, dejando los últimos coletazos en ventas a aquellos que tengan unidades en stock, pudiendo venderlas hasta 2018. Una apuesta que se ha hecho por mantener una iluminación más económica y eficiente, ya que las bombillas LED (Light Emitting Diode) entran dentro de una tecnología más limpia y económica a largo plazo que las que hemos utilizado siempre, las tradicionales bombillas halógenas. Desde la Unión Europea tratan de reducir las emisiones de gases a la atmósfera y también disminuir la necesidad de importación de combustibles para mejorar la competitividad de Europa en el ámbito económico.

  • Una de las diferencias entre bombillas halógenas y de LED es la vida útil que tiene cada una de ellas. Mientras las halógenas tienen una media de dos años, las LED tienen una vida estimada de más de 15. Compraríamos ocho bombillas halógenas antes de recambiar una LED.
  • El gasto en electricidad también diferencia a unos modelos de otros. Con las halógenas el gasto es mucho mayor, estimando una diferencia abismal a largo plazo. Si empleamos el gasto ahora mismo en España, se podría estimar que mientras una bombilla halógena genera (entre unidades compradas y consumo realizado) un gasto de 115 euros en diez años, las bombillas LED lo harían con sólo 21 euros.

Además, las bombillas LED ofrecen mayor seguridad frente a los niños, y a su vez los adultos, pues no queman la piel.

¿Qué bombillas no se verán afectadas tras el nuevo reglamento impuesto desde el 1 de Septiembre?

La nueva normativa afecta a todas las bombillas halógenas omnidireccionales de casquillo grueso – E27 – y fino – E14 , la bombilla tradicional de toda la vida. Además, se incluyen algunas bombillas no direccionales con casquillos G4 y GY6.35. Quedarán fuera de la prohibición todas las bombillas halógenas destinadas a la automoción.

Y, ¿Por qué hay tanta diferencia de ahorro entre las halógenas y las LED?

Aunque ambas proporcionen la misma luz, unas necesitan más vatios que otras, por lo que el gasto es mayor. Por poner un ejemplo claro, si tenemos la luz encendida durante 7 horas diarias con una bombilla halógena de 54 vatios o una LED de 7 vatios, el gasto mensual estaría aproximadamente en más de 13 euros con las halógenas y el de las LED de sólo 1,72 euros. Y esta es una de las razones por las que la Unión Europea ha impuesta el nuevo reglamento sobre las bombillas tradicionales, apostando firmemente por las bombillas LED.

bombillas-led-nuevo-reglamento

¿Nos queda solo la opción de utilizar bombillas LED?

No. Las bombillas LED serían la mejor opción, pero existen otras lámparas compactas fluorescentes, que existían antes que las LED, más conocidas con las bombillas de bajo consumo. Este tipo de bombilla gasta hasta un 80% menos de luz que las incandescentes tradicionales, siendo mayor su duración, ya que superan las 10.000 horas.

Si las comparamos con las LED, ambas tienen un precio en el mercado similar, pero la tecnología del diodo emisor de luz en las LED es superior a las de bajo consumo (o lámparas fluorescentes y LFC), ofreciendo una vida útil media más larga y un gasto menor, pues utilizan menos lúmenes. Además se añaden varios inconvenientes a las luces de bajo consumo:

  • La duración hasta que la bombilla luce al máximo es más larga, pues tarde unos segundos en encender.
  • Contiene mercurio, por lo que deben ser recicladas en el Punto Limpio.
  • Cuando se utilizan de forma repetida, encendiendo y apagando repetidamente, se acorta su vida útil.

Como objetivo con este cambio y esta apuesta por la iluminación LED, la Comisión Europea asegura que se conseguirá en 2020 un ahorro de electricidad equivalente al consumo anual de 11 millones de hogares y una reducción del recibo de la luz de un 15%. Para consuelo de los consumidores, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) analizó que el aumento de las ventas de bombillas LED, a causa de la desaparición de las halógenas, provocará la caída de precios de éstas.

 

3 Comments
  • juan bermudez
    Posted at 16:19h, 14 septiembre Responder

    los cambios siempre aportan algo……esperemos que el led traiga sostenibilidad y eficiencia.
    y ahora con los nuevos diseños que habeis introducido. la funcion “calor de hogar” decorativo. esta cubierta. porque ahi quizas ganaba lo halogeno. buena informacion. gracias,

  • ISMAEL
    Posted at 18:41h, 14 septiembre Responder

    mas claro imposible……muchas gracias por tan buena informacion

  • DAVID
    Posted at 19:46h, 17 septiembre Responder

    EXCELENTE EXPLICACION PUES A COMPRAR BOMBILLAS LED DE PREFERENCIA DE BUENA CALIDAD COMO LAS DE COFAN!!!

Post A Comment